Backloggery

Buscar en este blog

2012/12/09

Salón del Manga de Getxo 2012

Ser bilbaíno es muy duro, os lo digo yo. Sí, eres un superhombre —o supermujer, no discriminemos a nadie— con una fuerza, resistencia, atractivo físico e intelecto muy superior al de tus congéneres; tienes dotes y capacidades que superan la imaginación de un simple mortal —aunque no siempre lo mostremos al público— y, por si fuera poco, eres capaz de chocar los cinco con un swag que ralla —por no decir que supera— la perfección, pero todo tiene su lado negativo. Los bilbaínos, aunque tremendamente poderosos, somos pocos y, aunque no os lo creáis,  muy modestos. Tan modestos somos que la gente de fuera pocas veces se para a visitarnos si no es para fisgar en el Guggenheim o para sacarse fotos con Puppy, la encantadora mascota de dicho museo, pensando que eso es todo lo que Bilbao puede ofrecerles. Esta idea errónea deriva en que todo lo que hacemos u organizamos dentro de nuestras fronteras acaba relegado a un segundo plano a nivel nacional y a un quinto o sexto como mínimo en el ámbito internacional. Por eso, el anuncio de una nueva convención de cómic y manga, humilde como lo es la nuestra, no suele ser algo que trascienda al exterior de la misma manera que lo hacen el Expomanga de Madrid o el Salón del Manga de Barcelona. Pero existe, está ahí, y nuestro deber como bilbaínos, o incluso como vascos en general, es apoyarlo y disfrutar de lo que se nos ofrece. Porque nosotros también tenemos derecho a disfrutar de nuestros hobbies otakus y, qué demonios, darnos un arrebato consumista de vez en cuando.

Lo que este humilde servidor os trae hoy es una crónica, un análisis, una guía lo más completa posible —sin llegar a destripar nada— que os acerque al único evento otaku del País Vasco: el Salón del Manga de Getxo. Cabe destacar que soy nuevo en esto de hacer de reportero, así que si no me ha salido bien, achaquémoslo a que “era mi primer día”, que es una excusa que nunca pasa de moda. ¡Empecemos!

2012/11/20

¿Y qué coño es eso del HABE? :V (4ª parte)

¡Qué feliz es la vida del ni-ni! O eso es lo que la gente debe pensar al verme, al menos. Es cierto que tengo bastante tiempo libre dado que sólo doy 8 horas de clase a la semana este año (si no han querido cogerme en la universidad, ellos se lo pierden), pero mis proyectos personales hacen que el tiempo que gano por no pasarme 6 horas diarias metido en un aula se vaya por otras vías. No hablo solamente de escribir en el blog, redactar noticias para Osu! Nippon, continuar mis historias o dibujar; por supuesto, como todo hijo de vecino, también tengo que estudiar por mi cuenta para salir adelante y no desaprovechar este año. El doblaje me exige una práctica ajena a las clases, el chino debe estudiarse más de dos horas a la semana para ser dominado y, obviamente, tengo que tratar de mantener o incluso mejorar mi nivel de euskera en la medida de lo posible. Y, de hecho, como habréis podido adivinar por el título de la entrada, ése es precisamente el tema que hoy nos atañe. Así, pongamos punto y final a esta entradilla y pasemos a lo que realmente nos importa: mis peripecias en el oscuro y tenebroso mundo del HABE.

2012/11/14

Rodeado de catalanes (1ª parte)


¡Qué bien sienta viajar, señores! Gente fantástica, nuevos ambientes, diferentes modos de vida y experiencias inesperadas te asaltan a cada paso, a cada esquina, casi a cada segundo. Mentiría si dijese que todas las experiencias son buenas, pero toda aventura tiene sus altos y sus bajos, y los malos momentos no son más que un aliño que eleva los buenos ratos a la categoría de inolvidables. Cuando estás lejos de tu hogar, todo adquiere un tinte mágico y las cosas más cotidianas se vuelven emocionantes, sobre todo cuando viajas solo (independientemente de que vayas a reunirte con alguien en tu lugar de destino o no). Hasta hace una semana, más o menos, yo siempre había viajado con mis padres o con la escuela y, por lo tanto, debía ceñirme a sus gustos y exigencias: mi madre, por ejemplo, sólo quiere ir a la playa de vacaciones, y eso siempre limita bastante mis posibilidades. Pero, una vez cumplida la mayoría de edad y siendo libre como un pajarillo o como un cliente de Amena, cogí mis ahorros, me busqué una buena excusa y fecha para poder volar del nido y me embarqué en mi primera aventura en solitario, como si de un spin-off de mi propia vida se tratase. Así, tras dos o tres años de asedio continuo por parte de mi querida Moni, mi hermanita Mery, y demás gente que se fue sumando a la causa con el tiempo, decidí darles a todos mis fans amigos un gustazo y, por fin, emprendí el viaje hacia la ciudad condal de la que tantas veces había oído hablar, esperando no encontrarme con ninguna chica mona que me dejase por un rastafari incapaz siquiera de cantar un blues. …Eta Siniestro Total entzuteari utzi beharko nioke idazten nabilen bitartean.

Lo que os voy a relatar es una historia de aventuras, alegrías y frustraciones, encuentros esperados e inesperados, un pésimo transporte público, una preocupante falta de croquetas y, qué demonios, romance, que tuve mucho amor bilbaíno que repartir entre tanto catalán. Como siempre, no sé cuánto ocupará todo lo que tengo que contar, así que será mejor darse prisa y empezar lo antes posible. ¡Bienvenidos a #MigaEnBCN!

2012/09/12

¡Renovación!

¡Bienvenidos, lectores, a la nueva SoulSwallow! (Ahora con estrellita hipster incorporada :D). Ya iba siendo hora de apañar un poco este blog de mala muerte, que tiene casi dos años y el hecho de que su aspecto no haya cambiado en todo este tiempo es un tanto… triste. Me lee más bien poca gente así que no importa demasiado, pero que al menos los pocos visitantes que tengo no se marchen del blog horrorizados y llorando a moco tendido. (?)

Los cambios no son muchos, pero sí bastante notorios. Si todo ha salido como estaba estipulado, ya deberíais haber visto el nuevo y primer logo de SoulSwallow en la parte de arriba de la página. Ya que el nombre del blog es herencia directa de un proyecto en el que el colega Ruper y yo estuvimos trabajando hace tiempo pero acabamos desechando, una parodia de Soul Eater, ¿qué mejor personaje para representar a la web que un Soul a punto de zamparse un alma? Y, como remate final, un autorretrato mío ahí, en la O de Soul. Sí, sé que mi cara estropea el conjunto, pero es lo que tiene ser poco fotogénico; por eso llevo un blog en vez de un vlog (xD). Había pensado incluir también a mi compañera Monimena en el logo, pero como no curra ni aunque la pague (cosa que nunca, nunca haré), pues se queda sin salir. Además, si la dibujo a ella, de tan hermosa que es, os quedaríais embobados mirándola y ni os molestaríais en leerme. Y eso sí que no.

Antes de seguir hablando de las novedades, mención muy, muy especial al amigo Pé (sí, sí, ése que es supersepsi), ya que, partiendo de mi primer diseño para el logo, él mejoró la fuente, pasó el conjunto por Illustrator casi en su totalidad y coloreó los dibujos. Vamos, que me hizo la mitad del trabajo y ni siquiera me ha pedido nada a cambio —aún—. Así que muchas gracias, coleguita; en tu honor va el siguiente cambio que le he hecho a la web.

De nuevo, si todo ha salido como tendría que salir, deberíais haber empezado a escuchar música pocos segundos después de entrar en el blog. He pensado que, para amenizar un poco vuestra lectura y enseñaros que los vascos también tenemos anime, no estaría de más hacer una pequeña playlist de anime vasco. La gran mayoría de las canciones son openings y endings de diversas series en su versión en euskera, salvo Coleguita, de Siniestro Total (pequeño homenaje a Pé, que me pidió que pusiese algo de ST en el blog, aunque creo que no se refería a esto xD), y Hitomi no Naka no Shouri, la character song de Yuuto Kidou (no hay ninguna razón concreta para ponerla, es simplemente que me encanta). Por ahora, en la playlist podréis encontrar temas en euskera de Keroro Gunsou, One Piece y Dragon Ball, pero iré actualizando la lista de cuando en cuando, por variar. Aún así, si la música os acaba cansando, siempre tenéis la opción de pausarla mediante el reproductor que encontraréis en la barra lateral de la derecha.

Para acabar de hablar de las novedades, decir que he puesto un fondo diferente, tratando de mantenerme en la línea oscura que siempre ha caracterizado a SoulSwallow pero intentado a su vez optar por algo más llamativo y que resaltase el logo que tanto nos ha costado a Pé y a mí crear y pulir. Además, he cambiado ligeramente el diseño del blog y el esquema de colores, y he decidido que no mostraré las entrada completas, que acaban abultando mucho y la página queda inmensa; en su lugar, para leerlo todo, tendréis que hacer clic en “Entrada completa” (que podéis ver justo debajo de este párrafo), o directamente en el título del artículo. Pero ésos son cambios menores.

2012/09/04

Dinastía rota - Gekijouban Naruto: Dai Koufun! Mikazuki-jima no Animal Panic Dattebayo!

Sí, sé lo que estáis pensando. «Este gilipichis se ha visto las películas 2 y 3 de Naruto y la 1 aún no». Y tenéis razón toda la razón del mundo. Sí, sé perfectamente en qué orden van, pero es que los subtítulos están mal coordinados en la primera y no confío demasiado en mi inglés oído. Pero me da igual, porque la ropa de Naruto en esta peli se merece un hashtag de #mecunde de ésos que tanto les gustan a Batto y a Alegna. Un hashtag y una entrada en mi blog, obviamente. Para que luego me digáis que no escribo.

Permitidme aprovechar la ocasión y ponerme nostálgico. Ya os hablé de mis comienzos en el mundillo del animanga en una de las primeras entradas de este blog, así que puede que ya sepáis que Naruto fue una de las series que me llevó a ser lo que soy ahora mismo. Remontémonos en la historia a hace unos seis años, cuando tanto yo como mis amigos éramos aún poco más que una pandilla de frikis que disfrutaban haciendo lo que fuera que les hiciese felices sin reparar demasiado en ese infame cortarollos que es el “qué dirán”. Dos de mis mejores amigos, los cuales tenían el privilegio de poseer televisión por cable o satélite en sus casas, solían hablarme de las nuevas series que se iban estrenando por aquel entonces en ese canal tan maravilloso que solía ser Jetix. Así fue como conocí, entre otros animes, Megaman NT Warriors, Zatch Bell o One Piece, y todas las idas y venidas que en ellos se sucedían; lo que hoy día conocemos con la bellísima palabra “spoiler”, vaya (por no mencionar que uno de mis amigos era un fan acérrimo de los Power Rangers y se empeñaba en contarme cada capítulo de cada nueva serie que estos intrépidos guerreros en mallas de nylon protagonizaban).

2012/07/27

La famiglia


Lo único que viene a mi cabeza cada vez que leo el título que le he puesto a esta entrada es el característico “Ciaossu!” de Reborn, el maestro mafioso de Tsuna en el popular manga Katekyou Hitman REBORN!. Pero no es para menos. Al más puro estilo de la serie, de un día para otro —obviando las esperas— y sin concebir en absoluto que pudiera suceder, me he visto envuelto en esta interesante famiglia conocida como “Osu! Nippon”.


Es curioso cómo suceden ciertas cosas, cómo unos hechos desembocan en otros y acabas dentro de algo que supera todas tus expectativas iniciales. Supongo que todo comenzó aquí, en Soul Swallow, aquel 12 de enero en el que decidí abrir un blog y comenzar a escribir periódicamente en él. No porque esperase muchas visitas, ni porque quisiera ser un escritor reconocido; de hecho, no esperaba absolutamente nada de todo esto. Lo único que buscaba era mejorar como escritor, aprender a redactar a mi ritmo, ser algo más crítico y encontrar mi propia manera de explicarme y expresarme. Creo que, poco a poco, voy cumpliendo mis objetivos, aunque, claro, yo soy el menos indicado para juzgar mi propia mejora. De aquí, y ayudado por mi fiel amigo Enrique (@Ricc_Chan), pasé a los fanfics, con los que buscaba trabajar la narración y potenciar un poco mi oxidada imaginación. A día de hoy, sigo sin ser un blogstar o como sea que se le llame, ni soy un escritor de fics mundialmente reconocido, ni medianamente bueno siquiera en esto de redactar, pero he encontrado gente que aprecia mi estilo y, según parece, disfruta leyéndome. Y les agradezco enormemente su apoyo.

Uno de esos locos que se atreven a leer esto a lo que yo llamo blog es la genial Alegría (@Kisacullen). No es sólo una gran y respetada escritora con blog propio; es, además, una de las fundadoras de un pequeño pero ambicioso proyecto llamado “Last Impacto”, que, a medida que fue creciendo y evolucionando se acabó convirtiendo en “Osu! Nippon”. Osu! es un blog dedicado a Japón y a todo lo que le hace referencia: no sólo se tratan los ya tan manidos temas de los animes, mangas y videojuegos, sino que se publican noticias, reportajes sobre los diferentes festivales y eventos con relación a Jaoón o a su cultura, rankings y muchas más cosas que, de mencionarlas todas, constituirían una entrada de blog por ellas mismas. En muy poco tiempo, Osu! se ha vuelto muy popular y ha obtenido muchísimos seguidores. ¿El secreto? La increíble dedicación de sus integrantes, que trabajan duramente para traer las noticias lo más rápido posible y, en muchos casos, dar exclusivas. Los miembros de Osu! no cobran por su trabajo: informan por simple amor a Japón, sin pedir nada a cambio. Son como una piña, una máquina bien engrasada que trabaja utilizando “el deseo de animar su hobby” como único combustible. El problema es que el éxito, en muchas ocasiones, desborda, y, como humanos que son, llega un momento en el que, por unas razones u otras, ellos no pueden con todo. Y es ahí donde entra un servidor.

2012/06/03

El mayor de los desafíos - Inazuma Eleven: La Película

Escribir es mi nuevo hobby. Y, caray, cuando me da por un hobby, puedo ser realmente irritante. Os lo digo por experiencia, eh, no os penséis que hablo por hablar. Voy a ahorrarme los cuentos de abuelo Batallitas y me limitaré a mencionar que los hobbies, tenerlos, los he tenido. No demasiados, que yo no soy tan interesante, pero, bueno, como diría mi padre, “haberlos, haylos”. Que de todos me llevo ratos geniales y amigos fieles es cosa conocida; que muchas de esas aficiones han caído en el más profundo olvido, también. En fin, soy un veleta y un inconstante, ¡ja! Pero supongo que, técnicamente, forma parte de mi encanto; aunque, como soy aburrido, predecible, absolutamente desagradable y ‘desatractivo’ a cuatro de los cinco sentidos, no creo que me gaste de eso, para empezar. Aunque tengo cualidades para ganarme un sillón en la RAE, porque me invento palabras. Chúpate ésa, diccionario; para la próxima, me traigo el látigo de nueve colas y te cagas en las bragas.

Carátula del DVD japonés de Inazuma Eleven: La Película.
Es ahora cuando el lector habitual de artículos de opinión se hace la siguiente pregunta: “¿¡Qué demonios trata de decirme este colgado con una parrafada sin sentido como ésa!?”. Amigo, amiga, desconocido de cualquier género, esa pregunta no tiene respuesta posible. Son estructuras meramente reflexivas, y cada uno es libre de interpretarlas como prefiera. Sin embargo, yo, que no soy ni un escritor experto ni cobro por aporrear el teclado de mi ordenador, me tomaré la libertad de desgranaros el significado de mi prosa, ya que yo no estoy obligado a haceros pensar, y menos en época de exámenes, que el cerebro empieza a reblandecerse en exceso y no nos da para razonar ni para ser creativos. La cosa va de lo siguiente: si escribir es mi nueva afición, la mancillaré vilmente y la explotaré hasta cogerle tirria, como ya me ha pasado con todo lo que he hecho hasta ahora: asco no les he cogido a mis antiguos hobbies, pero sí he dejado muchas cosas de lado, demasiadas. Dios quiera que siga dándole a la palabra escrita durante mucho tiempo, pero nunca se sabe lo que nos depara el futuro. Sólo espero que, escriba, dibuje, o haga lo que haga, la gente a la que he conocido y aprecio se quede a mi lado, tal y como lo está ahora. En otras palabras, gracias a todos.

Los tres personajes principales de la película. De izquierda a derecha, Baddap, Kanon y Endou.
¡Je! Se acabó la sensiblería, que os acostumbráis y luego me obligáis a ser cariñoso demasiado a menudo, y tampoco es plan. Volvamos a los temas realmente importantes, como, qué sé yo, ¡Inazuma Eleven! Gloria bendita, señores. Como ya sabréis todos (y si no lo sabéis, no estoy haciendo bien mi trabajo), la saga de Inazuma Eleven no se reduce a videojuegos y anime: mangas, música y películas, entre otros, también forman parte de este genial universo. Y, de hecho, hoy vengo a hablaros precisamente de la primera película que se estrenó acerca de tan maravillosa creación, cuyo título es Gekijouban Inazuma Eleven: Saikyou Gundan Ogre Shuurai (título que, por cierto, voy a añadir al diccionario de mi Word porque, sinceramente, preveo que me equivocaré muchas veces al escribirlo), que significa algo así como “El Ataque de la Armada Más Fuerte: Ogre”. Sin embargo, el título español se ha reducido a un simple y mucho más digerible Inazuma Eleven: La Película. La película en cuestión se estrenó a finales de 2010, acompañada por la tercera versión del tercer videojuego de la saga de Nintendo DS, “Inazuma Eleven 3 Sekai e no Chosen: The Ogre”; aunque, la verdad, la historia de la película poco tiene que ver con la del videojuego.

2012/05/20

Me doy asco


A principios de este año recibí una trágica noticia. Puede que los que me seguís en Twitter lo recordéis, pero, de todos modos, nunca está de más repetirlo. Mi tía abuela María, a la que dentro de la familia todos llamábamos “prima”, falleció finalmente a sus alrededor de 100 años. Una vida entera que desaparece en un instante.
Y me doy asco.

¡Que vienen los extraterrestres! - Inazuma Eleven 2

¡ATENCIÓN! Esta entrada ha sido escrita bajo el maligno influjo del estudio, por lo que es más que probable que contenga desvaríos causados por reblandecimiento mental pos-tarde de repaso masivo, presente una calidad de redacción inferior a la habitual y, en esencia, sea un coñazo de aúpa u os dé ganas de sacaros los ojos con la cuchara más cercana. No se devuelve el tiempo perdido ni se indemniza por los posibles derrames cerebrales que pueda causar.

Los caminos del Señor son inexcusables. Os ahorraré una larga charla acerca de mis ideas religiosas y, como sé que pueden resultar difíciles de entender, resumiré mis creencias acerca del destino en una frase: “lo que nos va a pasar está escrito y es inevitable; el provecho que saquemos de ello, sin embargo, depende de nosotros”. Me caracterizo por ser poseedor de una torpeza cuantiosos puntos superior a la media en todos los sentidos imaginables; entre ellos, por supuesto, la incapacidad nata de sacar ventaja de cualquier tipo de situación por propicia que parezca en un principio. Es por eso que, aún a día de hoy, me sigo sorprendiendo muchísimo al ver de qué manera me ha cambiado la vida un hecho tan banal como puede ser haber descubierto Inazuma Eleven.

Portada española de la edición Ventisca Eterna.
Los que me conocéis podéis haceros una idea de a qué me refiero. De hecho, me apuesto un brazo a que la gran mayoría de las personas que leerán este artículo han sabido de mi humilde existencia por el mero hecho de que compartimos fetiche futbolístico. Así, he conocido a gente fantástica; he descubierto nuevas facetas del mundo que hasta ahora desconocía, las cuales han expandido mis horizontes más allá de lo que hubiera podido imaginar; y, ante todo, me lo he pasado en grande con todo lo relacionado a este universo. ¡Quién hubiera dicho que un cabeza de balón podría hacerme sentir tantas cosas diferentes…!

Portada española de la edición Tormenta de Fuego.
Es increíble lo que la obra de Akihiro Hino ha causado en mí. En lo bueno y en lo malo, es un universo que me ha marcado tanto como me marcaron antes Pokémon, Digimon, Dragon Ball o Naruto, entre otros. No es la primera vez que escribo acerca de Inazuma Eleven, ni mucho menos, pero siempre me recorre la misma sensación por la espalda cuando las palabras comienzan a fluir: ¿de verdad tengo derecho a mancillar con mi lamentable prosa algo que me ha cambiado tanto? ¿No es una deshonra que yo trate de alterar este “galáctico” universo que tanto amo? Es entonces cuando sacudo la cabeza y pienso que, en el fondo, lo que estoy haciendo es expresar mis sentimientos para con lo que idolatro y trasmitirlos a todo aquel que los lea, porque lo que busco en el fondo es, desde un punto de vista que no os ponga en ningún tipo de aprieto ni compromiso, por supuesto, haceros llegar todo esto a vosotros y compartir mi alegría. Demostraros que el fútbol no solo mueve montañas en la final de la UEFA o la Copa del Rey. Tratar de que, todos juntos, vivamos una experiencia tan preciosa como la que yo ya llevo tiempo viviendo. Amigos, lectores, desconocidos que hayáis llegado hasta aquí por azares del destino, permitidme daros la mejor de las bienllegadas, una vez más, a un glorioso mundo del que espero que salgáis tan felices y satisfechos como yo. Bienvenidos, por enésima, pero no última vez, a Inazuma Eleven.

Ésta es la Caravana Inazuma, con la cual recorreremos el país.
No es la primera vez que hablo de un Inazuma Eleven para Nintendo DS, así que obviaré algunos aspectos del juego que prácticamente no han cambiado; dado que el control es el mismo en esencia y el nivel gráfico y sonoro no varían en exceso (a excepción del opening, el cual, al contrario que en la adaptación del anime, ha sido brillantemente traducido al español; al menos, en comparación a otras versiones), me limitaré a hablaros de las novedades, extras (incluyendo cosas que no aparecían en la versión original japonesa del juego), diferencias entre las dos versiones (Ventisca Eterna y Tormenta de Fuego) y demás datos que, allá por febrero de 2011, no mencioné por una u otra razón.

Nos encontraremos muchos personajes nuevos durante la aventura. Ésta es Lina Schiller, nuestra nueva entrenadora.
Inazuma Eleven 2 comienza al poco de acabar la historia de la primera entrega. Los miembros del Raimon se hallan entrenando por primera vez tras el Torneo Fútbol Frontier cuando un estridente ruido proveniente de su instituto les sorprende. El equipo se dirige raudo a comprobar a qué se debe el alboroto y lo que se encuentran les hiela la sangre: el Raimon ha sido completamente destruido y toda la zona que abarca el complejo escolar está en ruinas. Los veteranos jugadores del legendario Inazuma Eleven se hallan destrozados y vencidos en mitad del campo de fútbol, jurando y perjurando que el desastre lo ha causado una banda de extraterrestres.

Cuando su instituto es destruido, el Raimon pasa a la ofensiva y se lanza a luchar contra los aliens.
Los datos de los que el equipo dispone indican que los alienígenas se dirigen al instituto Umbrella, cuyo equipo de fútbol es aún muy débil. Envalentonados y creyéndose superiores a cualquier rival, Mark, Jude y compañía, a excepción de Axel, Erik y Bobby (como veis, usaré los nombres ingleses ya que son los que aparecen en el juego), deciden enfrentarse a los invasores espaciales, firmemente convencidos de que vencerán sean lo fuertes que sean sus rivales. Nada más lejos de la realidad: los alienígenas no sólo se demuestran como jugadores increíbles, sino que, además, Steve, Jim, Sam, Timmy y Max caen lesionados tras jugar contra ellos. El Raimon, a pesar de contar ahora tan solo con un puñado de miembros, se niega a darse por vencido y emprende una búsqueda de nuevos jugadores que llevará a nuestros héroes por todo Japón, tratando de formar así el mejor equipo del planeta; un equipo que pueda acabar con la amenaza que, literalmente, se cierne sobre el planeta y acecha desde las estrellas. En otras palabras, esta vez jugamos al fútbol no con el objetivo de ser los mejores, sino para salvar el mundo entero.

Una de las claves de la historia y del juego en sí son las supertécnicas.
Permitidme comenzar hablando del doblaje, y es que tiene tela la cosa. Los que jugasteis al primer Inazuma Eleven en español recordaréis que, aunque no abundaban, las voces más importantes del juego, como las de Mark, Axel y Jude, habían sido mimadas y el juego contaba con los mismos dobladores que el anime (Rosa Vivas, Blanca Rada y Javier Lorca). Bien, pues olvidaos de aquellos tiempos: alguien se ha pasado la oficialidad, con perdón, por uno de sus múltiples y escatológicos orificios corporales y ha cambiado absolutamente todas las voces salvo la de Mark Evans. Así, aunque algunas voces están bastante o incluso muy logradas, como la de Jude, la de Xene o incluso la de Jack, en general nos encontramos con un doblaje que da ganas de bajarle el volumen a nuestra consola, no sólo por el hecho de que no sean las voces a las que estamos acostumbrados, sino porque a la mitad de los personajes esas voces les sientan como una patada. No digo que los actores de doblaje sean malos, ni muchísimo menos; servidor es el primero en defender la increíble calidad de los dobladores españoles —y, de hecho, la sonrisa no se me iba de la cara al escuchar, por ejemplo, la voz de Ariadna Jiménez, dobladora de, entre otros muchos, Finn de Hora de Aventuras, haciendo de diferentes personajes secundarios—, pero eso no quiere decir que los actores de doblaje hayan sido correctamente elegidos (concededme la licencia de recalcar en especial lo horripilante de las voces de Axel, Caleb y Scotty). Sin embargo, y al margen de mis gustos, siempre es un bonito y agradable detalle ver que, al menos, se han tomado la molestia de doblar las secuencias de vídeo y las voces del juego, aunque muchos escépticos dirán que “ojalá hubieran dejado las originales”. No soy uno de ellos, pero hay casos en los que les entiendo.
Todos los textos, gráficos y voces están en español.
Pasemos ahora a temas más agradables, como las mejoras en el sistema de juego. Si bien, en general, es muy parecido, se han añadido algunas funciones extra al campo de las supertécnicas que elevan la jugabilidad y las estrategias a otro nivel. Ahora, si nos fijamos bien, veremos que algunas de las habilidades especiales de nuestros jugadores tienen una pequeña letra B o T encima del nombre, las cuales indican que la técnica en cuestión tiene facultades especiales. La B viene de Bloqueo, y sirve para que un jugador detenga o reduzca el poder de un disparo con dicha técnica si éste se coloca entre la portería y el rival que chuta a puerta, como si de una técnica de atajo más se tratase. La T hace referencia a Tiro, e indica que esa supertécnica puede ser utilizada para chutar a puerta desde cualquier punto del campo si pulsamos el botón T que, por definición y a menos que lo movamos, veremos siempre en la esquina superior derecha de la pantalla táctil. El poder darle un impulso de poder a la defensa de nuestra portería y la opción de chutar desde cualquier punto del campo con una potencia nada desdeñable nos abre un nuevo mundo de posibilidades a la hora de crear jugadas y decidir formaciones. Otro punto fuerte de las supertécnicas es que, por fin, pueden ser mejoradas: a excepción de las llamadas “ultrasupertécnicas”, que mejoran más lentamente y por grados (desde G1 hasta G5), las técnicas normales evolucionan dos veces, pasando, con el uso, de normal a + y, finalmente, a ++. Cuanto más mejora una supertécnica, más poderosa se vuelve, pero esto no implica ningún tipo de coste adicional en forma de TPs.

Todos los personajes importantes se nos presentarán con una cinemática de calidad que podremos volver a ver desde la Galería.
Además, se ha implementado un nuevo tipo de técnica: los talentos. Son habilidades que se reconocen por su color morado y que no gastan TPs, sino que se activan automáticamente en los partidos y dotan a nuestro jugador o incluso a nuestro equipo entero de nuevos poderes, como mayor facilidad para detener disparos (“Portero +”) o mejora general del personaje si se va ganando el partido (“¡Vamos!”), por poner algunos ejemplos. Hay incluso algunos talentos negativos, como “Gafe”, que a veces disminuye nuestras habilidades al encontrarnos con algún rival en el terreno de juego. Los talentos pueden resultar realmente beneficiosos si se usan con cabeza y, aunque quizás no sean tan necesarios como hacerse con técnicas de tiro o atajo fuertes, sí que son muy recomendables a la hora de mejorar a nuestro personaje, sobre todo si ya conoce habilidades de todo tipo y no necesita de ninguna extra para ser útil. En definitiva, una gran opción para rellenar esos dos huecos libres en nuestra lista de supertécnicas en vez de meterle a nuestro —o nuestra, que ahora hay muchas más chicas— futbolista una técnica que no usará nunca, nunca jamás, pero que “bueno, al menos rellena, y no tengo nada mejor”. Cabeza, señores, cabeza.

Éste es el aspecto de los personajes en la versión original japonesa del primer juego; nosotros esto ni lo hemos olido.
Un error que se ha solventado en esta entrega es la curva de dificultad pos-historia. Como ya dije en el análisis del primer Inazuma Eleven, el juego pecaba de volverse desquiciantemente exigente en los últimos partidos del juego, los cuales eran alrededor de 15 y completar los últimos con rango S (5-0 o superior, siempre sin recibir ningún gol) te exigía doblar el nivel necesario para completar la historia, siendo los últimos rivales mostrencos de nivel 80-85. Esto no sería un problema si, tras derrotar a todos los rivales previos, nuestro nivel fuese similar al de nuestros nuevos rivales, pero es que apenas se alcanza un nivel 60-65 con todos los partidos anteriores. Esto tiene una solución simple y efectiva en Inazuma Eleven 2: esta vez no tenemos dos cadenas de partidos, sino cinco, todas equilibradas y accesibles. Así, si en un punto nos encontramos con unos niveles a los que no podemos hacer frente, no tenemos más que irnos a otra cadena, derrotar allí al mayor número de rivales posible y volver posteriormente a la cadena anterior, habiendo subido un puñado de niveles en el proceso. Además, el ganar en rango S dobla la experiencia lograda, cosa que facilita mucho la generalmente lentísima subida de niveles. Así, no sólo se ameniza la subida de niveles y se hace más ameno jugar, sino que, además, la vida del cartucho se alarga considerablemente, ya que hay muchos más partidos que ganar.

Nuestra aventura nos llevará por todo Japón, desde Hokkaido hasta Fukuoka, pasando por Okinawa o el monte Fuji.
Hablemos ahora un poco acerca de las diferencias entre versiones. En esencia, tanto Ventisca Eterna como Tormenta de Fuego tratan la misma historia sin demasiadas variantes. Durante la trama principal, se nos unen los mismos miembros al equipo, luchamos contra los mismos rivales y los altibajos de la historia suceden en los mismos puntos de ésta. Sin embargo, si jugamos Ventisca Eterna, profundizaremos más en la historia y los problemas de Shawn Froste, el que será el nuevo delantero estrella del Raimon y el cual da nombre al título, y podremos ver claramente cómo Silvia Woods demuestra su interés amoroso por el enérgico Mark Evans, el capitán del Raimon y protagonista principal del juego. Por otro lado, si jugamos Tormenta de Fuego, la historia se centrará mucho más en Axel Blaze y sus dilemas morales, y será Nelly Raimon quien se interese más por el bueno de Mark.

Tormenta de Géminis no es más que el primer obstáculo a superar en el camino a la salvación mundial.
Además, el juego nos reserva dos sorpresas especiales tras acabar la historia, las cuales cambian dependiendo de la edición. Si jugamos a la versión de Shawn Froste, tendremos la oportunidad de enfrentarnos a un último equipo alienígena: Polvo de Diamantes, el cual está liderado por Gazelle, también conocido como Bryce Withingale. Además, podremos reclutar para nuestro equipo a Syon Blaze, primo de Axel. Por el contrario, si jugamos a la versión de Axel Blaze, el equipo opcional será Prominence, cuyo capitán es Torch o Claude Beacons. En este caso, el personaje especial a quien podremos reclutar es Canon Evans, bisnieto de Mark, a quien ya pudimos ver en la primera película de Inazuma Eleven. Además, si conectamos las dos ediciones, desbloquearemos en ambas un último equipo, Caos, que mezcla jugadores de Prominence y Polvo de Diamantes. Al margen de esto, ambos juegos son idénticos, al más puro estilo Pokémon.

Arriba, Gazelle y Polvo de Diamantes; abajo, Torch y Prominence.
Pero no todo son flores y felicidad en la ciudad de Inazuma. Permitidme hacer hincapié en las presentes pero pobrísimas opciones online de las que hacen gala tanto Inazuma Eleven 2 como su antecesor. Mientras que el juego tiene un sistema multijugador bastante jugoso, las posibilidades del online se reducen a descargas. Como si de la saga del Profesor Layton se tratase —de la misma compañía, por cierto—, el único beneficio que brinda el conectar el juego a Internet es la descarga de datos y extras en forma de nuevos personajes que podremos fichar y algún objeto eventual por el que, de todos modos, tendremos que pagar en las tiendas. Aunque se puede reclutar gente interesante de este modo, e incluso conseguir algunos jugadores especiales como Thor Stoutberg, a quien recordaréis del anime por ser parte del Inazuma Japón y amigo de Axel, es innegable que un juego como éste podría haber exprimido el Wi-Fi muchísimo más. De todos modos, las opciones multijugador son bastante interesantes aunque se reduzcan a juego local: junto a un compañero, podremos intercambiar personajes, jugar partidos el uno contra el otro o en equipo, o incluso guardar los datos del equipo de nuestro amigo para desafiar a su once cuando queramos. También hay un pequeño sistema de personalización que nos permitirá adornar a nuestro equipo para duelos con un nombre de nuestra elección y un escudo propio, aunque no podremos crear un emblema desde cero y tendremos que limitarnos a elegir entre los que se nos ofrecen. Desde luego, visto esto, es fácil preguntarse por qué demonios no han añadido tan magníficas opciones al modo online.

La doble personalidad de Shawn es una de las piedras angulares de la historia de Ventisca Eterna...
Dicho todo esto, acabaré hablándoos de los añadidos que se han hecho a la versión europea del juego. Empecemos por lo malo. Al igual que en Inazuma Eleven 1, se ha eliminado la posibilidad de jugar contra los personajes de la ya mencionada saga Profesor Layton, los cuales podían encontrarse en el primer juego y creo que en el segundo era posible hasta reclutarlos para nuestro equipo. En la edición europea, sin embargo, se ha borrado todo rastro de estos simpáticos personajillos. Otro dato negativo, aunque no puedo verificaros que esto sea verdad, es la supresión de Byron Love como personaje jugable en la primera entrega de la franquicia, ya que tengo entendido que en la versión japonesa sí que había algún modo de obtenerle. De todos modos, son solo conjeturas, así que puede que los europeos y los japoneses estuviésemos igual de frustrados respecto a eso.

...mientras que Tormenta de Fuego trata más la vida de Axel.
Pasemos ahora a lo bueno, que es más alegre y dicharachero (esta palabra no tiene sentido aquí, pero suena muy bonita y seguro que muchos de los llamados estudiantes de hoy en día ni siquiera se habrían dado cuenta. ...VOSOTROS SÍ PORQUE SOIS ESPECIALES, INTELIGENTES E INCREÍBLEMENTE ATRACTIVOS, MIS QUERIDOS LECTORES, PERO HABLO DEL GENERAL). Inazuma Eleven 2 fue concebido en Europa antes incluso de que llegase a nuestras manos su antecesor, ya que prepararon el primer juego para ser totalmente compatible con el segundo, cosa que no pasa en la edición japonesa. De la misma manera que podemos interactuar entre dos copias de Inazuma Eleven 2, sean de la misma o diferente versión, podremos conectar también el primer y el segundo juego y jugar partidos, intercambiar jugadores o realizar cualquier tipo de acción multijugador. Por si fuera poco, el primer juego trae incorporadas todas las supertécnicas que se añadieron en el segundo para que podamos jugar entre ediciones y entregas sin ninguna clase de problema, aunque no podamos adquirir las técnicas del segundo juego en el primero. No sólo eso, sino que Inazuma Eleven 2 incluye algunas mejoras técnicas que se vieron por primera vez en la versión japonesa de la tercera edición de Inazuma Eleven 3, llamada The Ogre, como pueden ser el saber si te encuentras con un jugador nuevo al jugar una pachanga o tener tres espacios diferentes para formar equipos de duelo. No son añadidos revolucionarios que vayan a mejorar nuestra experiencia de juego en un trescientos por ciento, pero desde luego es agradable ver que se han tomado la molestia de mejorar un poquito el cartucho tras tardar tanto en traérnoslo. De haber algún añadido más, admito mi ignorancia y lo dejo sin comentar, ya que eso es todo lo que yo he podido apreciar, y no soy perfecto. De hecho, soy uno de esos especímenes que suelen ser considerados antónimos perfectos de la propia perfección. En fin.

REINA-CHAAAAAAAAAAANNN-- Q-quiero decir, la emotividad también tiene cabida en Inazuma Eleven 2.
Siendo breves y concisos, que me he enrollado como una persiana para apenas haber dado opinión, Inazuma Eleven 2 es una joya tan brillante como lo fue hace un año su antecesor. Completar la historia nos llevará 25-30 horas a lo sumo, pero los extras alargarán la experiencia de juego durante muchísimo tiempo más, sobre todo si nos proponemos sacar el 100% de esta aventura, lo cual puede convertirse, por otra parte, en una odisea de proporciones bíblicas, debido a que hay más de 1500 personajes reclutables. El punto fuerte de esta segunda entrega de la saga es la historia, intrigante y llena de emoción y emotividad, que nos obligará a seguir jugando sólo por ver qué demonios pasará con los extraterrestres y, por qué no decirlo, con nuestros propios jugadores. Delicioso en jugabilidad, deslumbrante en calidad gráfica y musical, y, sobre todo, divertido, muy divertido, que es lo que realmente cuenta en un videojuego. De nuevo, nos encontramos con una obra maestra, aún más y mejor pulida que la última vez, capaz de causarnos una malsana adicción a darle patadas al esférico a golpe de stylus. Una formula de juego que no cansa ni se hace repetitiva gracias a los cambios que se van dando cada vez. Y, en definitiva, una ocasión más para calzarse las botas de fútbol, la cinta en la cabeza, peinarse gastando tres botes de gomina diarios y salir al campo de juego a chamuscar porterías, electrocutar rivales o congelar balones. Un día normal, vaya.

(Por cierto, podéis encontrar mi homenaje a la versión Ventisca Eterna de este juego en forma de Fanfiction si pincháis aquí.)

Ficha técnica:
Título: Inazuma Eleven 2: Tormenta de Fuego/Ventisca Eterna (イナズマイレブン2 脅威の侵略者: ファイア/ブリザード)
Categoría: Videojuego
Género: Deportivo/RPG
Año: 2009
Desarrollador: LEVEL-5 inc. 
Consola: Nintendo DS
Jugadores: 1-4
País de origen: Japón
Textos: Español
Voces: Español
En España: Sí

Lo mejor:
-¡Inazuma Eleven vuelve a nuestras tiendas! El simple hecho de que nos haya llegado ya es todo un logro.
-La historia cobra mucha más fuerza en esta entrega, volviéndose más madura aún.
-Los nuevos y carismáticos personajes.
-Las nuevas supertécnicas y sus funciones extra.

Lo peor:
-Que lo dejes de probar por estereotipos o por escepticismo.
-Quizás demasiado parecido al anterior.
-Esta vez hay personajes reclutables que molan mucho, pero para cuando queremos hacernos con ellos ya no nos queda nada que hacer. ¿Contradictorio? Sí, bastante.

Nota: 9

2012/04/27

¡Premios!


...Vale. Vale, vale. Cálmate, Gabriel. Respira. Eso es, inhala, exhala, inhala, exhPREMIOSSSSSSSSSSSSSSSSSSS. Y eso.

Estupidez hecha, pasemos a lo que importa. Por primera vez, este humilde blog ha sido galardonado con lo que vulgarmente se conoce como un premio. No es una recompensa monetaria; de hecho, no hay recompensa alguna, sino que es lo que allá en los tiempos de DeviantArt nosotros, humildes artistas de ESPAL, llamábamos tags (those were the days, creo que dice la canción...). En efecto: hablo de una especie de encuesta compuesta por once preguntas, destinada a ser completada por un servidor y posteriormente remitida a diferentes blogs para que sus propietarios, si quieren, hagan lo propio con las once preguntas que yo les plantee.
Como dato puntual, decir que ha sido la dicharachera Capicúa quien me ha concedido estos premios. ¡Muchas gracias, preciosísima! (^u^)
Se acabó la palabrería. ¡Leña al mono! (òuó)
¡Premios!


Las normas son las siguientes:
  • Responder las preguntas de quien te nomina
  • Hacer 11 preguntas
  • Nominar a 11 personas

Preguntas de Capicúa:
  1. ¿Ves más series nacionales o extranjeras? Extranjeras; creo que no veo una serie española desde Yo Soy Bea (lol). Me gustó.
  2. ¿Cuántos libros y mangas lees de media en un año? Soy increíblemente lento leyendo; leo mucho menos de lo que lee un lector medio a pesar de que me encanta.
  3. ¿Qué películas has visto en el cine en lo que llevamos de 2012? Ninguna (:''D). Quería ir a ver Arriety el año pasado, pero no llegué a tiempo.
  4. ¿Te consideras muy fan de algún actor / actriz en concreto? Me gustan los actores españoles, digamos, hiperbólicos y exagerados; Antonio Resines me parece buen ejemplo de lo que quiero decir. Por lo demás, no suelo fijarme demasiado, pero cualquier actor que sepa hacer reír me gusta. Jim Carrey, por ejemplo, siempre me ha encantado.
  5. ¿Tienes alguna manía o fobia? Manías, muchas. Por ejemplo, me como las croquetas en un orden propio y de maneras concretas; es demasiado largo de explicar (xD). Fobias, bueno, mi siempre presente hemofobia, la cual me putea más de lo que debiera.
  6. ¿Hay algún género musical que no soportes? No me gusta la música electrónica sin letra. Obviaré el reggaeton y la música discotequera porque eso no le gusta a ninguno de mis lectores potenciales.
  7. ¿Qué ciudad visitarías una y mil veces? Soy muy casero; si por mí fuera, no me movería de Bilbao en la vida. Pero si tengo que elegir una ciudad extranjera... Ehm, ¿Tenerife puede considerarse una ciudad? Porque me gustó mucho.
  8. ¿Cuáles son tus tres fechas favoritas del año? Mi cumpleaños, especialmente estos últimos años porque recibo sorpresas muy bonitas; Navidad, porque adoro reunirme con mi familia; y, por último, el día que comienzan las vacaciones de verano, por razones obvias.
  9. ¿Tienes algún amuleto que consideres especial o que te dé suerte? Soy un crío y adoro mis peluches. Cuando me siento débil por dentro, me abrazo a uno. (Y el viento susurró GAY, GAY, GAY...)
  10. ¿Prefieres hacer fotos o que te las hagan? Hacerlas. No me gusta verme en fotos. Ugh. Soy demasiado feo como para querer inmortalizarlo.
  11. Si tuvieras que recomendar un libro y una película, ¿cuáles serían? Uf, un libro... Me gustó mucho Leonardo, pero tiene la pega del idioma. En castellano recomendaría la sagas de Ulysses Moore o Vampiratas. Vamos, literatura juvenil. No soy muy peliculero, pero las de animación clásicas son todas geniales.


¡Y he aquí  mis preguntas!:
  1. ¿Cuál es el trabajo de tus sueños?
  2. ¿De quién no te separarías nunca?
  3. ¿Cuántos motes tienes y cuáles son?
  4. ¿Entrarías en el mundo del espectáculo?
  5. ¿Qué es lo último que te han regalado?
  6. ¿Compras cosas que podrías obtener gratis por Internet?
  7. ¿Ves mucho la televisión?
  8. ¿Usas Tuenti con asiduidad?
  9. ¿Envías cartas?
  10. ¿Escribes, dibujas o creas en cualquier sentido?
  11. ¿Eres de los que aman o de los que odian a Bob Esponja?
Ale, ya está. Ahora toca pasar tan delicioso pasatiempo a otros once infelices afortunados. ¡Empecemos!
  1. Monimena: Soul Swallow (AUTOPUBLISIDÁH)
  2. Arandanus: Borja Duret
  3. Kisacullen: El Rincón de Kisa
  4. Mr. Quesito: Cosas en General
  5. KilFer: KilFer.es
  6. Kameko (Más conocida como Alegna): Entre otros, Algún día los otakus dominaremos el mundo
  7. Kumiko (Viky de to'a la vida): Sweet Dream
  8. Sele-sama (Sele_Shuuya pa' los amigos): Dark Paradise
  9. Juanma (O Lechugator): Aventuras Pokémon
Siento decir que, de momento, no conozco más blogs (DDDDD:). Estaré a la espera de poder actualizar y añadir dos más, pero es que llevo con esta entrada escrita ya un par de semanas y me molesta tenerla en borrador, ¡Capi va a pensar que me lo paso por donde nunca pega el Sol cuando no es verdad!

En fin, que ahí lo tenéis: un pedacito de mí para que me conozcáis mejor. Siento la espera, Capi, de verdad. (>.<U) No voy a alargarme más porque no hay mucho que decir. ¡Sed buenos!

2012/03/18

Rte: Conciencia

“Felicidades. Has alcanzado la mayoría de edad. Toda una infancia soñando con ser adulto; infancia que, ahora, llega a su fin. Ya eres un hombre, una persona de pleno derecho, de la que nadie debería tener que hacerse cargo. Responsable, independiente, preparado para la vida. Ahora deberás dejar de lado esas tonterías que solías hacer y centrarte. Se acabó el tiempo de ser un niño y de hacer el loco por ahí. Has pasado de joven adulto a adulto joven, con todo lo que ello conlleva. Bienvenido al cruel mundo real, y recuerda que ahora puedes ir a la cárcel.”


Me he tomado la libertad de condensar en 100 palabras lo que la gente lleva años diciendo acerca de tu mayoría de edad, y que ahora repiten insaciablemente en cuanto surge la mínima ocasión. Te gustaría volver a ser un niño sólo por dejar de escuchar tanta chorrada junta, lo sé, pero hay que apechugar, chavalote. Pero, ¿te has parado a pensarlo en serio? Yo creo que no, y lo sé mejor que nadie. Te habla esa vocecilla a la que, hasta ahora, nunca escuchabas. Puedes llamarme Conciencia, si gustas. Encantado de conocerte, Gabriel Fiallegas; lo mío me ha costado.


Hagamos un repaso de tu vida. Naciste el 16 de marzo de 1994. Lo único destacable es que naciste por cesárea por estar dado la vuelta, literalmente sentado. Toma ya, eras raro hasta antes de nacer. Y menuda cicatriz le dejaste a tu pobre madre: sus historias cuentan que el doctor allí presente proclamó triunfante que “había nacido un panocho” y que traías a las enfermeras loquitas de lo mono que eras. Creo que perdiste ese magnetismo con las mujeres aquel mismo año. En fin, ya sabes que mamá exagera todo lo referido a ti, sea bueno o sea malo.


Ya demostrabas torpeza y cabezonería desde pequeño, además de unos niveles de repelencia superiores a la media. Traías a tus padres de cabeza, ¿eh? Berreabas como una bestia por las noches, lanzabas los biberones por ahí, tardaste muchísimo en hablar y andar, desobedecías por vicio, te castigaban en el colegio a diario… E incluso tuviste una etapa en la que odiabas a tu madre y a tu abuela, con lo que ellas te quieren. Llamar a una abuela “vieja inculta” no está nada bien, y nunca le has pedido perdón. Por no hablar de que no dabas una a derechas.


Luego pasaste a primaria y, mágicamente, te centraste; puede que sea debido a que aprendiste a leer, lo cual parecía ser tu más ferviente deseo. Descubriste que, al menos, había algo que se te daba bien: eras uno de los más listos de tu clase, y sólo dos personas te hacían sombra. Fue agradable destacar por fin en algún aspecto en vez de no ser más que un segundón inútil, aunque ser un “empollón” no ayudó a que te socializases. En aquel momento, el único amigo de verdad que tenías era Asier, pero tenías que compartirlo demasiado. Y dolía mucho.


Asier Rodríguez Murua. Tres palabras que, aún hoy, te evocan infinidad de recuerdos. Tras ellas se esconde una amistad que ha durado años y años y que aún hoy se mantiene, aunque en menor grado; por desgracia para ti, Asier se ha cambiado de escuela este año y apenas le ves ya. Aún así, procura no perder jamás su amistad. Ya sabes lo que duele perder a un mejor amigo; te ha pasado varias veces. Julen, Cabado, y por qué no decirlo, Fígaro. Todos han desaparecido de tu vida, y tus sentimientos hacia ellos difieren. No, por favor, no llores.


Son tres perdidas que dolieron muchísimo. Te separaste de Julen enfadado con él y nunca pudiste pedirle perdón. Se fue y no volvisteis a hablar. No pudisteis. Cabado, tocayo de Rodríguez, decidió un día no hablarte. Era tu mejor amigo, y él lo sabía. ¡Si se lo habías dicho mil veces! Ni siquiera yo sé qué pasó para que te dijese “ya no quiero hablar contigo” de un día para otro, sin darte ninguna explicación. Pero no volvisteis a hablar jamás. Y Fígaro… Bueno, diré simplemente que matarías a quien dijese que perder a una mascota no duele, ¿me equivoco?


Aunque bueno, no todo fue malo, ¿no? El colegio tuvo sus cosas buenas. Seguías siendo bastante retraído, pero conociste a uno de tus modelos a seguir. De hecho, es tan recurrente que ya has hablado de él incontables veces en el pasado. Fue casi tu guía espiritual. Juan Carlos. Probablemente, el nombre compuesto más importante de tu vida. Mentor, maestro, inspiración viviente. Aquel que avivó pasiones que, hoy en día, siguen palpitando dentro de ti con fuerza. Deberías ir y agradecerle algún día todo lo que hizo por ti y toda la ayuda que te brindó. Fue un profesor genial.


Supongo que no está de más mencionar tu prácticamente nula vida amorosa antes de pasar a tus andanzas en el instituto. Sólo ha habido dos retazos de amor en estos dieciocho años que llevas en el mundo. El primero vino a los… ¿Seis, siete años? Es tan estúpido que casi da vergüenza mencionarlo. Una chica preciosa, pura e intachable se acercó a ti y te pidió que fueses su novio ya que le gustabas mucho. Pero no quisiste herir a Asier, a quien esa chica le gustaba, y le dijiste que no, que “no te querías casar nunca”. Menudo imbécil.


A veces pienso que eres tan bueno que eres tonto de remate. Esa chica te gustaba mucho. Muchísimo. ¿Por qué le dijiste que no sólo porque pensabas que le haría daño a tu amigo? ¡Si se le veía encantado! Luego pasaste años lamentándolo, y con razón. ¿Recuerdas aquel sueño que tuviste a los doce años, ése en el que estabas con ella y que reanimó un amor que creías ya extinto? ¿Recuerdas cuánto tardaste en volver a superarlo? Y pensar que podrías haberlo solucionado con un simple “sí”... Si es que no das una a derechas, te lo tengo dicho.


Como tú bien dices, eso no es más que una anécdota graciosa; eras tan joven que aquello no cuenta para nada. Y, para el caso, la relación con la otra chica a la que le has gustado también puede reducirse a anecdótica. ¿Cómo puede empezar a gustarte una chica a la que ni siquiera has visto en persona, y más habiendo hablado tan poco con ella? Sí, lo sé; te van las chicas o muy dulces o con mala leche, pero es que es ridículo. Y que ella te confesase que le gustabas tampoco ayudó. Toma combinado de amores imposibles.


Entraste en el instituto y no estabas preparado en absoluto. Una manada de nuevos compañeros que, por qué no decirlo, te intimidaban muchísimo. Demasiada nueva gente con la que tratar, aunque ahora varios se hayan convertido en algunos de tus mejores amigos: Alberto, Iván, Eder, y, sobre todo, Jon Benjamín Rábago Ruiz. ¡Menudo personaje! Lo vuestro empezó como una relación de amor-odio y así se ha mantenido durante estos seis años, y todo porque nació un día antes que tú. Pero reconoce que ese irritante sabelotodo ha acabado convirtiéndose en tu mejor amigo. Y, si fueses valiente, se lo dirías.


Tus notas bajaron y llegaste al nivel de la prole. Algo estaba constriñéndote el pecho y haciendo que no sacases lo mejor de ti. El nerviosismo te carcomía. Ese lugar te daba un miedo infernal, ¿verdad? No sabías lo que podrías encontrarte, y temías que acabases drogándote, moviéndote con mala gente o Dios sabe qué. Volviste a retraerte, especialmente tras el varapalo de perder a tu mejor amigo de una manera tan seca y crucial. Y, reconozcámoslo; nunca volviste a ser el mismo. Como tú bien sueles decir, tú antes eras listo. Antes. Pero ya no recuerdas cómo se hacía.


Sin embargo, al final no fue un sitio tan malo, ¿verdad? Allí conociste amigos y a otro de tus mentores intelectuales, el nunca suficientemente ponderado Elías. Fue una estancia bastante agradable. Incluso formaste parte del consejo escolar durante un par de años, y la única razón por la que ya no estás en él es porque, en pocas palabras, ya no existe. Y, eh, ¡comenzó tu vida como otaku! Eras y eres el único otaku que conoces en tu instituto, pero al menos tuviste el valor de confesarlo desde el primer momento, a pesar de las burlas que ya preveías.


De todos modos, ser un raro, un friki, o lo que quisieran llamarte, te ha reportado más satisfacciones que disgustos, si es que ha habido alguno. Has conocido a gente increíble gracias a esta afición, aunque algunos ya hayan desaparecido de tu panorama por una u otra razón. Moni, Devon, Blareot, Ruper, Pé, Xtinx, o toda la pandilla de ESPAL en general; Parri, Ricc, Selene, Glac, Hina, Miyu, que podrían reducirse al grupo “fandom de Inazuma Eleven”; y gente que no entra en ningún grupo concreto, como Nick, Bill, Mery, Fer, Juan o FJ. Todos son geniales; conserva su amistad.


Y, ya que sale el tema, deberíamos hacer un alto para hablar de Inazuma Eleven, ¿no crees? Discretamente, casi sin darte cuenta, empezaste a entrar en este mundillo tan grande. ¿Cómo empezaste? Supongo que con aquel dibujo de Mark Evans que hiciste hace años. Luego sabrías que se llamaba Mamoru Endou, pero ésos eran ya temas que no te interesaban. Y, ahora, mírate: dibujos a mansalva, roleplay, fics, gente asombrosa… Podrás decir muchas cosas, pero lo que es innegable es que ese cabeza de balón al que conociste un sábado en FDF te ha dado muchísimas alegrías en estos años.


Pero no todo han sido alegrías, y eso lo sabes perfectamente. ¿Cuántas veces has llorado en la soledad de tu cuarto, cubierto por las sábanas, buscando un solo aspecto de ti que no fuese totalmente asqueroso, lamentándote por cosas que no tenían solución, rememorando tiempos mejores y rogando a tu difunto abuelo que, de estar ahí arriba, te diese fuerzas para seguir tu camino y poder volver a la luz? De nada sirve lamentarse por estar gordo, no tener amigos o haber perdido la facilidad para estudiar; sólo te hará sentirte peor. ¡Levántate y lucha por lo que quieres, maldición!


Ahora estás en segundo de bachillerato. Has sido forzado a abandonar el Ignacio Ellacuría porque se ha fusionado con el Zurbaran y te han mandado allí. Tus compañeros son los mismos, pero el ambiente es diferente. Nuevos profesores, nueva gente. Moros y gitanos por todas partes, como si de una plaga se tratasen. Puede que el entorno influya en que tus notas hayan bajado tantísimo. ¡Has dejado tres, maldita sea! ¿Dónde está aquel chico que consideraba una derrota aplastante sacar menos de un siete y medio? ¿Es que ya no eres capaz de hacerlo? No, no es eso. Escúchame bien.


Tu problema es que no te centras. Tienes la cabeza llena de aire. Eres un vago y no tienes fuerza de voluntad para ponerte a hincar los codos como Dios manda. No sabes ponerte delante de un libro y estudiar durante horas. Pero no basta con admitirlo, tienes que hacer algo al respecto o, sinceramente, estás jodido. Adiós a tu sueño de ser diseñador de videojuegos, grafista, artista conceptual. Adiós a ser traductor, doblador, escritor. Necesitas ir a la universidad, y para ello tienes que esforzarte. Ya queda poco, no te angusties. ¡Da lo mejor de ti mismo, Gabriel! ¡Ánimo!


En fin, creo que no me dejo nada en el tintero que merezca que recalque acerca de tu vida, chaval. Porque tu vida acaba de comenzar. Eres un adulto. Una persona nueva y completa. Te falta madurar, pero eso es algo que da la vida, así que vívela como debe ser vivida. Como bien diría Aitor, tu profesor de química, hay tiempo para todo, así que tómatelo en serio pero con calma. Estudiar y ser inteligente no va en contra de disfrutar, divertirse, socializarse, hacer lo que te gusta. Aprende a equilibrar ocio y trabajo y serás feliz, estoy seguro.


Gabriel Fiallegas Medina, te deseo lo mejor, porque tu mal es el mío. Ahora que me conoces, no dudes en llamarme cada vez que lo necesites; existo por y para ti. Deja que Conciencia te guíe. Yo te ayudaré a encaminar tu vida a partir de ahora y hasta el día en el que mueras. Pero dependo de ti. Si no pones de tu parte, yo no puedo hacer nada. Haz que me sienta orgulloso de ti. Llega allá donde quieras. Y mejora tus habilidades sociales, que no te vendrá nada mal. Aquí me despido, amigo. Mucha suerte. La necesitarás.

2012/02/19

¡Card Slash!: Digimon Tamers – Bousou Digimon Tokkyuu

(Quisiera dedicar esta entrada a @Kvothe17 y @BryceWithingale, dos lectores fieles. ¡Muchas gracias! :D)

No es necesario decir que ver anime subtitulado me crispa los nervios. Ya lo he comentado muchas veces (aunque no me lea nadie lolU), y es que tener que andar leyendo lo que dicen los personajes me distrae de la acción y me suelo perder los momentos más tensos o emocionantes. Sin embargo, y sin que sirva de precedente, me gusta tener siempre algo de anime en versión original subtitulada, sólo por si me acaba apeteciendo verlo. Siempre son, de todos modos, animes que me hayan recomendado mucho o spin-offs de series que ya conozca y me gusten. Así, en cuanto mi amigo FJLink me habló de que estaba dándose una maratón de películas de Digimon (o eso creí entender), no pude resistirme a copiar tan brillante idea.

Portada de Digimon Tamers: Bousou Digimon Tokkyuu.
No sabía que los monstruos digitales más famosos del mundo tuviesen tantas OVAs; y es que, con esa duración tan reducida, me resulta muy difícil llamarlas películas de pleno derecho. A pesar de haber visto ya alguna de las OVAs de Digimon Adventure y 02 gracias a una cinta de vídeo que espero aún se encuentre en óptimo estado, la que hoy quisiera comentar es la segunda de la saga Tamers. Pero, antes de hablar de la OVA en sí, os pondré un poco en situación, por aquello de daros algo de conocimiento de causa o refrescaros la memoria, según el caso.

Los tres protagonistas principales junto a Impmon, quien también aparece en la OVA.
Digimon Tamers, serie que fue estrenada en 2001 y cuenta con un total de 51 episodios, es la tercera saga o generación de Digimon. En ella se nos narra la historia de Takato Matsuki (Takato Matsura en japonés), un chico que idolatra el juego de cartas de los monstruos digitales y pasa los días jugando a ello con sus amigos e incluso diseñando sus propias criaturas. Un día, Takato se encuentra con un dispositivo digital o Digivice con una curiosa característica que lo diferencia de todos los demás vistos hasta el momento en la serie: en uno de sus costados, el aparato cuenta con una ranura capaz de leer e interpretar no sólo las cartas del juego que él idolatra, sino también otro tipo de elementos relacionados con el universo Digimon; y es que, cuando por accidente el papel en el que Takato había garabateado a su Digimon original, Guilmon, pasa por el lector del aparato, el monstruo nace realmente, convirtiéndose así en el compañero del chico. Así, Takato deberá no sólo luchar contra las amenazas provenientes del mundo digital, sino, además, esconder a Guilmon para que no lo descubran. Pero, como siempre, Takato no estará solo: contará con la inestimable ayuda de Rika Nonaka (Ruki Makino) y Henry Wong (Jenrya Rii), entrenadores o, mejor dicho, domadores Digimon que, como él, tienen un Digivice propio y un Digimon acompañante.

Rika es la protagonista principal de Bousou Digimon Tokkyuu.
Podríamos decir que Digimon Tamers se basa en el concepto de la digievolución y la autentica naturaleza del mundo Digimon; frente al mundo casi idílico que se veía en Adventure y 02, en Tamers son todo parajes desolados, desiertos, desastres y fenómenos naturales que amenazan el equilibrio entre el mundo real y el digital, convirtiendo este universo en un peligro que, desde el mundo real, muchos quieren erradicar. Con la aparición estelar de Calumon, el Digimon que provoca la digievolución, y, entre otros personajes, los Dioses del mundo digital, Tamers podría definirse como una revisión más oscura e incluso profunda del mundo que conocimos en compañía de Tai, Agumon y todos los demás.

Locomon, enemigo principal de la OVA, siendo analizado por el Digivice.
Hechas las presentaciones, pasemos a lo que importa de verdad: la OVA en sí. Concretamente, ésta es la 6ª OVA de Digimon, titulada Bousou Digimon Tokkyuu (algo así como “El expreso Digimon fugitivo” en español). La historia se sitúa al final de la serie en la que se basa, cuando nuestros héroes ya están felizmente de vuelta en sus casas. Sin embargo, su trabajo aún no ha acabado: aunque aún extraoficialmente, ellos son los encargados de proteger el mundo real de las amenazas digitales que puedan aparecer, y de eso precisamente trata nuestra OVA: un Digimon con forma de tren llamado Locomon aparece de golpe en las vías del tren, corriendo salvajemente y, al parecer, sin poder frenar. En una titánica lucha por averiguar el problema de Locomon y detenerle, Rika tendrá que hacer frente, además, a un enemigo invisible que lleva tiempo atormentándola: sus propios recuerdos. Contar más sólo sería un spoiler debido a la reducida duración, así que dejaré que el resto, en puro acto de egoísmo, lo descubráis vosotros mismos.

Momentos tensos se suceden durante la lucha contra Locomon.
Llega una vez más la hora de comentar los diferentes apartados multimedia de la OVA. Sin que sirva de precedente, permitidme idolatrar la magnífica BSO de Digimon Tamers; no es que me haya fijado en ella durante el visionado de la OVA, es que la tengo aparte y es gloriosa. Sobre todo “SLASH!!” de Ohta Michihiko, canción que, por cierto, suena casi íntegra en Bousou Digimon Tokkyuu. No cuenta con un opening propio, pero sí que nos muestra una secuencia introductoria con los créditos mientras suena el opening al que ya estamos tan acostumbrados, “The Biggest Dreamer”, cantado por el siempre genial Wada Kouji. Además, como sorpresa especial, tenemos una canción exclusiva cantada por la seiyuu de Rika, donde, tras combatir sus demonios, la joven domadora recuerda a su padre con una preciosa canción que él mismo le enseñó. Melodías muy buenas, animadas e increíblemente pegadizas adornan y acompañan a una animación que, si bien no es mala, no llega a niveles superiores como pasaba en otras OVAs previas de Digimon, como en ésas que narraban la batalla contra el malvado Diaboromon. Es un estilo calcado al de la serie con, como mucho, algún efecto de iluminación más trabajado de lo normal o alguna escena más espectacular que el resto. Pero, en general, nos encontramos con un calco de la serie aunque, como he dicho, no sea algo malo. Supongo que todos vosotros recordareis que, de algún modo, podría decirse que el estilo de Tamers es más maduro que el de sus antecesores, más oscuro. Los rostros y cuerpos de los personajes están más trabajados, y los adultos tienen mucha más importancia en la historia, cosa que se nota en el dibujo. Sigue manteniendo el estilo propio de la serie, pero dotándolo de un punto de realismo que Adventure no poseía. Aunque recordemos que en sí estamos hablando de un kodomo o, apurando, shounen ligero; no podemos exigir demasiado. Bien pensado, ya hablamos previamente de otro kodomo más oscuro de lo que pudiera parecer a primera vista, así que no sé de qué me extraño. Meh, no tengo criterio, pero lo importante es reconocerlo.

"Digimon Tamers Best Hit Parade", la BSO del anime.
Permitidme hacerle una pequeña mención especial al fansub: Athena no Seinto. Si bien los subtítulos no son perfecto, han hecho un gran trabajo global, con un subtitulado muy digno y fácil de leer, con karaoke en el opening y de bastante calidad gramatical, a pesar de los ya mencionados patinazos ocasionales, alguna marca de puntuación que falta o pequeños fallos similares; eso sí, bastante reducidos. No sé si habrá más opciones que ver este subtitulado (yo sólo encontré éste, al menos), pero desde luego no dejéis de ver la OVA porque le tengáis miedo, que se deja leer bastante bien.

Banner de "Athena no Seinto". Uno de ellos, al menos.
El hecho de que dure tan poco, la viese relativamente rápido tras bajarla y encima esté subtitulada ha hecho que, quizás, no le preste la atención merecida a esta OVA. Es más, Tamers ha sido siempre la temporada que menos me ha gustado de Digimon (sólo quisiera puntualizar que “gustar menos” y “no gustar” no tienen nada que ver U^^), pero, de todos modos, y a pesar de gustarme mucho como historia en sí, Bousou Digimon Tokkyuu no me ha llenado del todo. No me malinterpretéis; es muy buena, como (casi) todo lo que sale del universo Digimon; sin embargo, de alguna manera, esperaba otra cosa. Quizás es porque es muy parecida a la serie o porque peca de los mismos errores. Por ejemplo, me dio mucha rabia que sólo luchen los tres protagonistas (y, aunque mínimamente, también Ryou Akiyama en forma de Justimon) y que al resto de los niños elegidos se les trate de mero relleno cuando finalmente consiguieron sus propios Digimons y pueden luchar. Vale que no puedan alcanzar el nivel de Takato y los demás (salvo Marineangemon, quien ya de por sí es del mismo nivel que Gallantmon y los demás), pero eso no quiere decir que sean inútiles, ¡también tienen que poder digievolucionar! (;A;) Mucha falta de amor, vaya. Con lo que mola Guardromon. Aunque el matiz trágico que destila la historia debido a los problemas de Rika le da cierto toque curioso y atractivo que hace que la OVA sea algo más que un capítulo más largo de lo normal en el que nuestros héroes luchan contra un bicharraco imponente y fuertote.

Al principio de la OVA, Growlmon apenas puede hacer frente a la embestida de Locomon.
Hablando en plata, nos encontramos ante una pieza de animación bastante controvertida. Por un lado, Digimon Tamers: Bousou Digimon Tokkyuu nos ofrece media hora más de material de ése que tanto nos gusta: acción, drama, aventura y digievoluciones. Sin embargo, por el otro, es prácticamente un “más de lo mismo”: la única novedad real es el enemigo a batir, ya que no pasa nada que podamos considerar nuevo o innovador respecto a la serie. De hecho, con esa duración tan reducida, apenas da tiempo a contar una historia real, y nos encontramos con un capítulo anexo algo más largo de lo normal y que responde una pregunta que él mismo plantea, sin atar ningún cabo suelto ni darnos nada jugoso que llevarnos a la boca en forma de novedad. A pesar de todo, en ningún momento os diría o recomendaría que no la vieseis: os aseguro que todos los fans de Digimon disfrutaréis como enanos de esta extensión de las aventuras de Takato, Guilmon y compañía. Puede que no tengan el nivel de las OVAs de Diaboromon ya que ésas ofrecían nuevos personajes y digievoluciones haciéndolas mucho más atrayentes, pero es posible que estemos poniendo el listón muy alto. No obstante, y valga la redundancia, disfrutaremos de la tercera generación de niños elegidos tanto como lo hicimos con la serie, o puede que, con la magia que emana lo retro y los recuerdos que haga aflorar en nosotros, la disfrutemos aún más de lo que disfrutamos en su día con el anime y, por qué no decirlo, con esos siempre sorprendentes “CARTA LEÍDA” que imbuían a nuestros protagonistas de nuevos y alucinantes poderes. Una pena que desapareciesen del panorama a mitad de la serie.

Ficha técnica:
Título: Digimon Tamers: Bousou
Digimon Tokkyuu (デジモンテイマーズ 暴走デジモン特)
Categoría: OVA - Animación manga
Género: Aventuras, kodomo
Año: 2002
Duración: 30 mins. aprox.
Guión: Yukio Kaizawa
Estudio: Toei Animation
País de origen: Japón 
En España: No (Fansub: Athena no Seinto)

Lo mejor:
-Toda la espectacularidad de Digimon.
-El valor sentimental que tiene volver a ver a Takato después de tanto tiempo.
-La increíble banda sonora.

Lo peor:
-No aporta nada nuevo respecto a la serie, quedando así ensombrecida en comparación a otras OVAs de Digimon.
-La historia sobre Rika; se cuenta tan por encima que parece poco más que una forma de rellenar la media hora.

Nota: 7